Miopía

MIOPIA

La miopía aparece cuando los rayos de luz enfocan delante de la retina. Esto puede ser debido a que el ojo sea demasiado largo o bien a que tenga una excesiva capacidad de enfoque, generalmente motivado por una excesiva curvatura de la córnea. Este defecto puede aparecer a cualquier edad aunque lo más frecuente es que lo haga en la época de mayor crecimiento corporal. También, aunque más raro, puede estar presente desde el nacimiento y, al igual que los otros defectos refractivos, tiene un componente hereditario importante. Un grupo de niños con especial riesgo de presentar miopía son los niños prematuros.

La evolución de la miopía suele ser hacia la progresión y lo más habitual es que se estabilice hacia los 20 años de edad, aunque no son excepcionales los casos en que el aumento continúa a partir de esa edad o después de algún periodo de estabilización.

Este defecto puede corregirse con gafas o con lentes de contacto, dependiendo de lo responsable y cuidadoso que sea el niño. Más adelante, si el defecto ya se ha estabilizado, existe la alternativa de la corrección con técnicas de cirugía refractiva como LASIK o ICL.

0