Hipermetropia

HIPERMETROPIA

La hipermetropía es el defecto refractivo más frecuente en los niños. Este defecto ocurre porque los rayos de luz enfocan detrás de la retina debido a que el ojo es demasiado corto o a que tiene poco poder de enfoque.

En los niños es normal cierto grado de hipermetropia que no requiere corrección ya que les es posible compensarla de forma natural con la acomodación (capacidad de cambiar la forma del cristalino, la lente natural del ojo, mediante la contracción del músculo ciliar).

La evolución de la hipermetropía suele ser, inicialmente, hacia un discreto aumento y posteriormente, en la época de mayor crecimiento corporal, hacia la disminución.

Cuando el defecto es importante va a producir problemas de visión borrosa o dolores de cabeza relacionados con el esfuerzo visual y, ocasionalmente, un tipo especial de estrabismo (estrabismo acomodativo); entonces será necesaria la corrección óptica con gafas. Más adelante, a la edad apropiada, también puede ser corregida mediante lentes de contacto o alguna técnica de cirugía refractiva como LASIK o ICL.

0