Astigmatismo

El astigmatismo se produce cuando la córnea, la parte transparente más anterior del ojo, tiene diferentes radios de curvatura. Como ejemplo ilustrativo serviría comparar una córnea normal con una pelota de futbol secciona por la mitad; en este caso la curvatura sería la misma en todos los ejes. Para una córnea con astigmatismo cogeríamos el mismo ejemplo pero realizando el corte por la zona más alargada de una pelota de rugby; en este caso tendríamos una curvatura mucho mayor en un eje que en otro.

A efectos prácticos este defecto condiciona que el ojo tenga varios enfoques diferentes de los rayos de luz al mismo tiempo, lo que ocasionaría visión borrosa de lejos y de cerca.

Al contrario que la miopía y la hipermetropía, el astigmatismo es un defecto que no sufre apenas cambios desde la infancia, a menos que se relacione con alguna enfermedad o defecto de la cornea; también puede aparecer o modificarse a causa de traumatismos o cirugía ocular.

Para su corrección también se utilizan gafas o lentes de contacto y, al igual que los otros defectos de refracción, puede corregirse quirúrgicamente en la edad adulta mediante cirugía refractiva con láser.

0